El ser humano de por sí es un consumista nato, sin importar en qué país habite la tendencia es comprar de manera compulsiva productos y objetos que a veces no son serios.

Pocas son las personas que se dedican a ahorrar para obtener bienes en un futuro o para paliar ciertos gastos que ocurren de momento.

Según un sondeo realizado por el Banco de España, hace dos años aproximadamente, la mitad de los españoles con edades entre 55 años en adelante poseen un solo producto de ahorro.

Mientras que una empresa de estudio internacional detalló de acuerdo al análisis efectuado que el 76% de la población española son conscientes de sus gastos fijos.

No obstante un 42% demostró que es duro llevar una relación de sus ingresos.

Planificación

Lo primero que se debe hacer en este caso es establecer las prioridades y planificarse de manera adecuada.

¿Es necesario tomar una educación financiera, para determinar de qué manera quiero vivir en el futuro y en qué lugar quisiera estar?, son interrogantes que deben ser cuestionadas a diario tomando en cuenta si se está próximo a recibir una pensión, por ejemplo, es necesario saberlo para establecer el punto de partida donde se enfocará la persona.

Seguidamente determinar la cuenta de resultados mensual. Al igual que las empresas, las personas deben saber cuáles son sus gastos e ingresos.

También es importante ser el previsor, llegará el momento justo de tomar decisiones que incidirán en el futuro de cada uno.

Posteriormente conocer a fondo cuáles son las posibilidades de ahorro, lo que quiere decir, cuánto se debe ahorrar.

El hábito al consumo debe ser cambiado por completo, definir a ciencia cierta qué producto conviene, que rentabilidad o beneficio producirá al adquirirlo.

El tiempo juega un papel importante y fundamental, mientras más se tarde la persona en decidir qué hacer y qué métodos emplear para el ahorro, el consumismo tomará el primer lugar.

El presupuesto familiar debe ser bien administrado, y más si la nación donde se vive atraviesa por serios problemas económicos.

Educarse

Tener una buena educación permitirá alcanzar los logros ya sean a largo, mediano o corto plazo.

Asegurar una buena cartera económica para el futuro, para por lo menos vivir cómodamente los siguientes 20 años o para cubrir gastos a priori.

En la actualidad muchas familias viven inmersas en una inestabilidad económica y no precisamente porque estén desempleadas, sino porque a pesar de contar con un trabajo no se saben planificar y gastan más de lo que tienen.

La cultura actual es el consumismo sin lugar a duda y eso ha llevado a muchas personas a confundir la riqueza y la deuda.

Hay que tener en claro que todo lo que se compra a través de una deuda hará a la persona esclava a esa actividad financiera.

Consejos

Para evitar las compras innecesarias trata de no salir con tarjetas de créditos o débito al menos que sea estrictamente necesario.

Ir postergando las compras para el día siguiente, la inmediatez puede ser contraproducente, hay que tomarse su tiempo para definir si la adquisición dará buenos resultados y que tan útil será.

Comparar precios es un buen mecanismo, buscar por lo menos 3 cotizaciones distintas a la hora de comprar es lo ideal.

Lo primordial es ahorrar en vez de endeudarse, no te dejes llevar por promociones que te trasladan a la deuda o al fracaso.

Cargar dinero en efectivo en lugar de las tarjetas, por qué, es más difícil desprenderse del efectivo que gastar con el plástico.

Poner en orden lo que estén en desorden en el área financiera, tratar de saldar las deudas lo antes posible y no dejar pasar mucho tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here