Los minimalistas ya tienen tiempo revolucionando el Internet y sus comunidades. Una de las maneras más efectivas de conocer el movimiento son las charlas TED, que brinda el espacio a gran cantidad de defensores de este estilo de vida que inspira a las personas a vivir con lo necesario e invertir el dinero en vivencias, consiguiendo así la felicidad eterna.

Al decir “minimalismo” las personas siempre asumen que se está hablando de adoptar un estilo de vida similar a la de un monje, cuando en verdad se trata de enfocar los propios esfuerzos en ser feliz más que en los bienes materiales.

Todos percibimos el minimalismo de manera diferente, y a cada quien cuenta con un mensaje que difundir, por lo que es recomendable buscar un consejero espiritual que te ayude a conseguir una pasión oculta.

Pensamos que para alcanzar la real libertad es de importancia viajar liviano, libre de peso que no necesitamos y de preocupaciones, a continuación te presentamos algunas formas en las que el minimalismo puede darle un cambio positivo a tu vida:

Vende lo que no utilizas

Entre esa montaña de perchas muy cargadas y cajones que no logran cerrar, existen una gran cantidad de cosas que puedes vender, Si no lo crees, realiza la prueba y coloca algo a la venta en cualquier portal de segunda mano. Observarás como hay personas interesadas. Aprovecha a esos acumuladores compulsivos y logra un dinero extra que te va a rendir muchas veces más que en lo más profundo del armario.

Hacerse con productos de calidad

Más allá de parecer un discurso de abuela tacaña, a nadie se le escapa que la calidad promedio delos productos que se compran ha ido disminuyendo poco a poco. Camisas que duran tres lavadas o cualquier objeto hecho en China son un excelente ejemplo, pero existen muchos más.

Alunas veces resulta complicado hallar excusas para comprar un producto más costoso, que al parecer, hace lo mismo que otro de menor precio, pero las hay, El de mayor peso es sencillo de comprender: el económico se te va a romper y te vas a ver obligado a terminar comprando el costoso. Invierte en mayor calidad, y al final tu bolsillo te lo va a agradecer.

Deshazte de las cartas

Practica un ejercicio: Toma todas las cartas que reciben en casa en una semana (de fondos de inversión, extractos bancarios, tarjetas, etc.) y ábrelas, por una vez. Coloca en una parte las útiles y en otra las que te han provocado la pérdida de 10 segundos de tu vida. Si consigues dos que te hayan servido de algo, deja todo como está; sino, invierte media hora en bloquear todas las correspondencias que llegan a casa.

Entre las numerosas ventajas de renunciar a la correspondencia se encuentra la comodidad, el saber qué haces algo positivo por el medio ambiente y tener pocos montoncitos de papelitos inservibles en tu entorno.

Diles adiós a las deudas

Si no tienes la posibilidad de pagarlo, no debes de comprarlo. Hacer más simple tu economía pasar por olvidar a los típicos créditos de consumo. No es necesario estar pagando una gran televisión para ver el fútbol, sobre todo si ya cuentas con una.

Puedes atreverte a ir más allá y transformarte en minimalista financiero de nivel avanzado vendiendo la casa y alquilando otra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here